El misterio de los creadores de sombras, Parte 3 de 6

El misterio de los creadores de sombras, Parte 3 de 6

Titulo del libro : El misterio de los creadores de sombras, Parte 3 de 6
Fecha de lanzamiento : January 17, 2014
Número de páginas : 50

Descargue o lea el libro de El misterio de los creadores de sombras, Parte 3 de 6 en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

El misterio de los creadores de sombras, Parte 3 de 6

Alice dejó a Ken a la puerta de su casa y cuando iba para la suya se dio cuenta de que no habían quedado a ninguna hora. Si iban a volver a aquel lugar ese mismo sábado, tenían que ponerse de acuerdo los tres. No tenían más que una llave de la puerta y se la había quedado Ruben, lo cual era lo más lógico. Aunque seguían sin saber exactamente qué quería tío Robert de ellos, Alice estaba segura de que aquella casa pertenecía al tío de Ruben y de que nadie iba a aparecer por allí mientras ellos estuvieran utilizándola.
Se dejaba guiar por su intuición y pocas veces le fallaba.
Encontró a Wanda viendo la reposición de un capítulo de La fuga de Logan y sonrió para sus adentros. Raro era encontrarla haciendo otra cosa que no fuera viendo la tele o causando desastres.
– Hola, cielo. ¿Llegaste a tiempo a la escuela?
– A las ocho y media en punto.
– ¿Ya están arreglando los desperfectos?
– Pues había un montón de obreros, pero no parecían muy por la labor.
– Yo quiero un obrero.
– Pues ve a buscarlo, aún deben estar allí.
– Uno sudoroso.
– Y sucio.
– Y fuerte.
– Y sucio.
– Y atractivo.
– Y muy sucio.
– Para sucio, lo que echaste en la cocina. ¿Qué era aquello de los azulejos, la mesa, la nevera y el periódico de ayer?
– Zumo de naranja con Toddy.
– No me extraña que lo escupieras. A quién se le ocurre.
– Quería envenenar a Kiwi. Y como le encanta el chocolate…
Kiwi entró del balcón cuando oyó su nombre y se enroscó entre los pies de Alice, meloso. Dio tres vueltas rodeando primero un pie y luego el otro y mientras iba de un lado a otro su cola se pegaba a los vaqueros de Alice, como diciendo “eres mía, eres mía”.