Dédalo e Ícaro: El rey Midas (Mitos) por Geraldine McCaughrean

Dédalo e Ícaro: El rey Midas (Mitos) por Geraldine McCaughrean

Titulo del libro : Dédalo e Ícaro: El rey Midas (Mitos)
Fecha de lanzamiento : December 17, 2001
Autor : Geraldine McCaughrean
Número de páginas : 50
ISBN : 8434864312
Editor : EDICIONES SM

Obtenga el libro de Dédalo e Ícaro: El rey Midas (Mitos) de Geraldine McCaughrean en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Geraldine McCaughrean con Dédalo e Ícaro: El rey Midas (Mitos)

Dédalo e Icaro:
El cruel rey Minos goberna la isla de Creta. Un día, pide al inventor Dédalo que construya un palacio para él. Pero cuando Dédalo sabe para qué se va a usar el sótano de éste, se estremece de horror. El corazón del palacio encierra una bestia horrible que alimenta con hombres y mujeres: el Minotauro. Al acabar la construcción, Dédalo quiere llevar a su hijo, Icaro, lo más lejos posible de la isla. Pero Minos no le deja ya que no quiere que su secreto salga de la isla. Para escapar, Dédalo elabora alas para que él y su hijo puedan escapar de la torre en la que están encerrados. Los dos empiezan a volar, pero Icaro se acerca demasiado del sol: la cera que mantiene sus alas pegadas a sus brazos se derrite y el chico se cae y se ahoga en el mar.

"El rey Midas":
El rey Midas es estúpido y avaricioso. Un día, le piden que sea juez de un concurso de música entre el dios Pan y el dios Apolo. Aunque la música del segundo sea maravillosa en comparación con la del primero, Midas proclama ganador a Pan porque es su amigo. Por su parcialidad, Apolo le castiga con orejas de burro. Un día, da de comer a un sátiro cansado y hambriento que pasa por su casa. Para darle las gracias, el sátiro le promete concederle un deseo. Pero Midas se deja llevar por la avaricia y le pide riquezas y más riquezas. Todo lo que toca se convierte en oro. Pero le ocurre igual con la comida o los seres queridos. Midas pide al sátiro que le quite el deseo. El sátiro se lo concede, pero Midas se lleva una buena lección de humildad.